Te huelen los pies

!Comparte si te gusta lo que ves!

Un problema de narices

Hoy nos sentimos inspirados y vamos a hablar en esta entrada de un problema que afecta tanto a corredores como a sedentarios, pues aunque pensemos lo contrario, el olor de pies no se relaciona al 100% con el sudor de los pies.

¿Sabías que el sudor no huele?

Ese desagradable olor en realidad proviene de las bacterias. La misma bacteria que hace que sus axilas huelan (de manera extra cuando sudamos) también puede hacer que tus zapatillas para correr huelan.

Esto se debe a que nuestros pies están cubiertos de glándulas sudoríparas, por lo que todo el sudor y las bacterias quedan atrapados en nuestras zapatillas y calcetines y las pobrecitas no pueden escapar de la jaula en la que las metemos, vamos, que es culpa nuestra.

 

La causa del olor

“Al igual que con todos los demás organismos, las bacterias necesitan fluidos para prosperar, y el sudor de los pies funciona a la perfección”, explica una trabajadora de Novozymes y es experta en bacterias y otros microorganismos y esos bichitos que no vemos pero que existen, no, no hablo de los unicornios rosas ni de los dragones amarillos.

 

Nuestra piel está cubierta de bacterias, incluidos estafilococos, micrococos y corinebacterias, y eso es bastante normal, todos las tenemos, si hay hipocondriacos entre los lectores les recomendamos parar de leer.

Cuando sus pies sudan, la corinebacteria y los micrococos descomponen el sudor en un ácido graso llamado ácido isovalérico, que causa el olor en sus zapatillas para correr.

Pero las bacterias pueden hacer mucho más que hacer que huelan tus zapatos, tenemos que darles algo de afecto y tratarlas bien pues también pueden hacer cosas buenas. Son extremadamente importantes en los ecosistemas, donde son cruciales para mantener la vida y descomponer materiales como las plantas, aunque tampoco vamos a cultivar un bosque dentro de nuestras zapatillas.

En la actualidad, las bacterias se utilizan como fertilizante natural en la agricultura, para la producción de flores, verduras y cultivos como la soja. Las soluciones microbianas protegen los cultivos contra enfermedades y ayudan a las plantas a crecer mejor. En un mundo ideal se deben de poder mover de nuestras zapatillas a las granjas cercanas, pero no hay estudios que indiquen que esto ya es posible.

Tres pasos para refrescar las zapatillas

Congelar: ponga sus zapatos en el congelador para matar las bacterias, ya que no pueden soportar las bajas temperaturas.

Secar: las bacterias y microorganismos prosperan en condiciones húmedas, por lo que debe mantener sus zapatos secos, por ejemplo, al rellenarlos con papel de periódico después de una carrera.

Neutralizar: debido a que el olor en sus zapatos proviene del ácido isovalérico, puede neutralizarlo con un compuesto alcalino como bicarbonato de sodio. Espolvorea la mitad de una cucharada sopera de bicarbonato de sodio puro en cada zapato y déjalos toda la noche.

Aunque parte de esta entrada haya querido tener un componente de humor, nos encontramos ante un problema bien serio, y los consejos que hemos indicado son soluciones que funcionan, y no hay que preocuparse, todos tenemos bacterias.


!Comparte si te gusta lo que ves!
Cerrar menú