Probando las Adidas UltraBoost X para mujer

Adidas Ultraboost X para mujer. Correr debería ser tan fácil como caminar

No todas somos corredoras profesionales, muchas ni siquiera tenemos la constancia necesaria para ser consideradas corredoras habituales, pero todo y eso, sí que disponemos de los suficientes conocimientos para hacer una review o tests de unas zapatillas, al fin y al cabo, la usuaria media lo que busca es que cumplan con su cometido, y no batir ningún récord en ninguna maratón.

adidas Ultraboost X, Zapatillas de Deporte para Mujer, (Tinmis/Tinnob / Griuno), 37 1/3 EU

Mi rutina no solo incluye una sesión de entrenamiento de una hora o a veces incluso más todos los días, bien sea por la mañana o por la tarde, además lo complemento con una dieta que considero saludable y trato de hacer seguimiento de mis progresos con pulseras de actividad.

Todo y no ser corredora, en nuestro caso podemos decir que el deporte no nos viene de refilón, ya que pasamos nuestras buenas horas en el gimnasio poniéndonos en forma, pues el ejercicio físico lo veo como mi mayor pasión.

Habiendo dicho eso, correr es algo que no me viene naturalmente, no me estimula, soy más de los que prefieren estar en el gimnasio y en cuanto me canso o me aburro, la única carrera que hago es hacia la ducha.

Como paso mucho tiempo sudando tanto en el gimnasio como en casa realizando todo tipo de actividades, desde Pilates, entrenamientos HIIT, zumba, spinning o  yoga probar un producto de la marca Adidas no era una novedad para mí, pues he usado decenas de ellos.

Las Adidas UltraBOOST X iban a ser el modelo a ser probado, y seguiría un plan de entrenamiento o ejercicios que una comunidad de corredores desarrolla todos los martes y jueves en mi ciudad.

Como cualquier otra entusiasta del deporte, comencé a prepararme para los dos días de prueba una semana antes, no quería hacer el ridículo ante dicho grupo, corriendo utilizando todo tipo de superficies y terrenos. Desde caminos desiguales hasta correr cuesta arriba cuesta arriba, todo para estar a la altura de la prueba que iba a realizar.

Martes, primer día de prueba

Lo primero que he de decir es que me sorprendió tanto la gente que corría en el grupo indicado, como el nivel de chicas en el mismo, pues éramos unas 50 mujeres de diferentes ámbitos de la vida, desde atletas a amas de casa que tan sólo querían un rato de diversión.

También fue una sorpresa grata ver cómo el grupo seguía planes de entrenamientos, y no era simplemente salir a correr por correr, haciendo que el ejercicio fuera mucho más agradable.

Comenzamos realizando una carrera de relevos tras distribuirnos en pequeños grupos, fomentando el compañerismo y la competitividad. Todos nos movimos rápidamente a nuestro nuevo equipo de ejercicios y nos dirigimos directamente al lado de la colina emocionados, con la constante motivación del equipo de corredores más avanzados.

Fue agotador no solo competir contra otros equipos, sino también avanzar en el camino de montaña. Sin embargo, descubrimos que este era el lugar ideal para probar nuevos zapatos. Las UltraBOOST X no solo es atractivo para el ojo, su suela también tiene un agarre que es tan fuerte como un neumático de coche. No perdí pie ni una vez, e incluso me encontré caminando arriba y abajo con todo mi apoyo, la zapatillas running cumplía más que de sobra su cometido como zapatilla de trail, senderismo o tierra, como prefieran llamarlo.

La sesión de relevos y el entrenamiento me cansó lo suficiente para realizar una sesión de estiramientos y de yoga al llegar a casa, descubriendo otra bondad de dicho calzado, aunque normalmente hago yoga descalzo decidí realizar la sesión con ellos puestos, y la verdad es que son tan ligeros que ni noté que los llevabas.

Jueves: Carrera cuesta arriba y entrenamiento de interior

El día siguiente consistió en una desafiante carrera cuesta arriba de 5 km, que fue recompensada con una impresionante vista de nuestra ciudad, menos mal que me conservo suficientemente en forma para aguantar esos 5 kilómetros, pues ya ni me acordaba que podía correr por espacio de media hora sin parar.

Tengo que admitir que la vista y la entresuela amortiguando mis zancadas hicieron que mi carrera fuera mucho más llevadera en comparación con cualquiera de mis sesiones zapateo sobre la cinta del gimnasio. Encontré esta experiencia absolutamente liberadora y motivadora, ya que cambió por completo mi percepción de lo difícil que era correr, era la primera vez que corría cuesta arriba.

Esto fue seguido por una sesión de entrenamiento bastante rigurosa en la cima de la colina, que fue el último de los eventos organizados por los corredores más avanzados. Se requería que estuviéramos dentro y fuera de la colchoneta entre los ejercicios y ahí descubrí el único punto negativo de estas zapatillas desde mi humilde opinión y con tan sólo dos días de prueba.

No recomendaría estas zapatillas para cualquier tipo de entrenamiento lateral, ya que sentí que mis pies se deslizaban hacia los lados con bastante frecuencia, pero no tenía quejas sobre ninguno de los otros ejercicios, la verdad es que en una sesión de aerobic lo hubiera notado mucho más.

Conclusiones

En cuanto a sensaciones y sentimientos, usar este zapato literalmente se siente como si te estuvieras deslizando en un calcetín, disculpad que no pueda definirlo de una manera más profesional, pero como he dicho no soy atleta.

Hablando de calcetines, puedes usar las Ultra Boost X con o sin ellos, otra ventaja. Lo que sí he descubierto es que salir a correr puede ser más que ir sólo corriendo y con el grupo adecuado se puede llegar no sólo a socializar, sino a pasar un gran rato donde hacer muchas amigas.

Aquí os dejamos los distintos modelos de Adidas Ultraboost X que se pueden encontrar en amazon.

[content-egg module=Amazon template=grid limit=3 offset=27